Vino

¿De dónde es el vino Ribera del Duero?

De las más de 70 denominaciones de origen que podemos contar en España, Ribera del Duero es una de las más conocidas, tanto por los amantes del vino como por aquellos que tan solo disfrutan de una copa en las ocasiones más especiales.

La Denominación de Origen de vino es el término con la que se engloba un conjunto de vinos que comparten unas características comunes: el tipo de uva, la zona en la que se elaboran, lo métodos de producción, etc. 

En España, las denominaciones de origen de vino se refieren, además, a la unión de viticultores y elaboradores (bodegas) que han establecido unas pautas sobre la mejor manera de trabajar la tierra y elaborar el vino, de acuerdo a las cualidades de la zona geográfica y a las técnicas y experiencia que se han aplicado hasta conseguir el producto de mayor calidad

Y, si hablamos de calidad, los vinos con Denominación de Origen Ribera del Duero, son grandes referentes. Ahora bien, ¿De dónde son los vinos Ribera del Duero? Hoy dedicamos este artículo a los vinos D.O. Ribera del Duero, detallando todos aquellos factores que los convierten en unos de los mejores valorados del mundo.

Denominación de Origen Ribera del Duero

Si te estás preguntando de dónde es el vino Ribera del Duero, prepárate para viajar a las tierras de la cuenca del río Duero, un territorio que conecta cuatro provincias castellanoleonesas de gran recorrido histórico: Segovia, Valladolid, Soria y Burgos. 

Así, la Denominación Ribera del Duero se corresponde con un amplio territorio de 115 kilómetros de longitud y 35 de anchura, ubicado en la confluencia de dichas provincias. Por lo que respecta a la superficie de viñedo inscrita, hablamos de 22.319 hectáreas con un registro de 8.255 viticultores y 311 bodegas.

Los viñedos se dividen, a su vez, en 60.219 parcelas, por lo que estamos ante el viñedo más extenso de las Denominación de Origen de Castilla y León. La Ribera del Duero Burgalesa es la más extensa, con el 73,45% del viñedo. Tras esta, la Vallisoletana (20,34%), la Soriana (5,50%) y la Segoviana (0,71%).

Ahora que ya sabes dónde está Ribera del Duero, te detallamos las cualidades de esta extraordinaria y rica zona que hacen, de los vinos Ribera del Duero, excelentes abanderados de la tradición vitícola de nuestro país. 

Climatología, altitud y suelos Ribera del Duero

Además de las variedades de uva que se empleen en la fabricación de los vinos, hay tres factores que influyen, de manera decisiva, en el carácter de los vinos: climatología, altitud y suelos.

Por lo que respecta al clima que caracteriza el territorio de la Ribera del Duero, hablamos de una climatología dura, a medio camino entre el clima mediterráneo y el continental, en el que las temperaturas son muy cambiantes y extremas, alcanzando los -20º en invierno y los 40º en verano.

La variación de las temperaturas también se aprecia durante los días de cada estación. Por ejemplo, en verano, las altas temperaturas diurnas dejan paso a las frías noches. Tales cambios influyen en los periodos de maduración de las uvas

Este carácter cambiante se deja sentir, también, en el suelo, caracterizado por una notable estratigrafía, fruto del paso del caudal del río Duero, que ha erosionado, de manera desigual, las diferentes etapas del curso del río. 

De esta manera, los suelos de la Ribera del Duero oscilan entre capas arcillosas y limosas – propias de los viñedos más altos –, calizas y calcáreas – sobre todo en las zonas bajas –, que permiten un drenaje adecuado a las tierras de cultivo. 

La estratigrafía del terreno no solo muestra capas de diferentes composiciones sino, también, diferentes alturas, pudiendo alcanzar, las parcelas de viñedo más elevadas, hasta los 1100 metros de altura. Las zonas más bajas se sitúan a unos 700 metros de altitud. 

Vinos de Ribera del Duero

Los vinos de Ribera del Duero son esencialmente tintos, elaborados a partir de la destilación de uva Tinta del País o Tinto Fino, de la variedad Tempranillo, en un porcentaje de, al menos, el 75% de la uva en la composición.

Sin embargo, no es la única variedad de uva. Otras variedades permitidas son: Cabernet-Sauvignon, Merlot, Malbec, Garnacha tinta y Albillo mayor, esta última destinada a la elaboración de la denominada “Ribera Blanca”, ofreciendo vinos blancos con la denominación de Origen Ribera del Duero.

Los vinos de la Ribera del Duero se ofrecen bajo cuatro fórmulas diferentes: tinto joven, tinto crianza, tinto Reserva y tinto Gran Reserva, con variaciones en los tiempos de envejecimiento, que pueden oscilar entre los 24, 36 y 60 meses. Durante el envejecimiento, los vinos Ribera del Duero se conservan en barricas de roble. 

En función de la crianza, los vinos Ribera del Duero, presentan cuerpo y colores intensos, que varían desde el rojo guinda a la picota, mostrando matices que oscilan entre violáceos y rubíes. 

En el caso de los vinos Gran Reserva, el proceso de maduración alcanza los 60 meses, de los que, al menos, dos años, el vino se conserva en barrica de roble. El color final es un precioso color cereza muy distintivo. 

La cultura vitícola de la Ribera del Duero se remonta miles de años atrás, concretamente, 2.500 años, tal y como atestigua un yacimiento romano ubicado en la pedanía de Peñafiel. La la elaboración del vino en esta región es una tradición milenaria, enriquecida con el paso de los siglos.

Así, llegamos hasta época reciente, en la que viticultores y bodegueros, movidos por su pasión y amor por la elaboración de vinos de calidad, impulsaron la Denominación de Origen Ribera del Duero que ha hecho de los vinos de esta región un auténtico sinónimo de calidad.

Disfruta de los mejores vinos de Ribera del Duero en TuBodegaWeb, y descubre todo nuestro catálogo en nuestra sección de vinos.

Deja una respuesta