Whisky

¿Con qué se hace el whisky?

La bebida nacional de Escocia surgió a partir de un elaborado proceso artesanal que se ha ido perfeccionando a lo largo de los siglos. 

Desde su primera mención allá por el siglo XV, el whisky nació, en realidad, en Irlanda y, desde ahí, se extendió rápidamente por Escocia, donde alcanzó un gran refinamiento de la mano de monjes. Pronto, los campesinos, instalaron infinidad de alambiques, esto es, el instrumento empleado para la destilación de líquidos, para elaborar el whisky.

En la actualidad, el whisky es la bebida más preciada de los aguardientes y de las más elaboradas del mundo de la destilería. Solo en Escocia puedes encontrar tres tipos de whisky distintos, en los que el proceso de elaboración y los ingredientes empleados varían.

Las distintas variedades suscitan algunas dudas en torno a esta mítica bebida como, por ejemplo, ¿con qué se hace el whisky? O ¿cuál es el proceso de elaboración del whisky? A continuación, resolvemos todas tus dudas. 

¿Con qué se hace el whisky?

Pese a ser una bebida destilada, como el ron o la ginebra, el sabor del whisky es uno de los más reconocibles e inconfundibles.

El motivo principal reside en sus ingredientes, siendo, el más importante, el cereal. Sin embargo, y como puedes imaginar, no todos los cereales son válidos y su elección responde al resultado final que se quiera obtener. Llegados a este punto, seguro te estás preguntando ¿con qué cereal se hace el whisky?

Los principales cereales con los que se elabora el whisky son: maíz, cebada, trigo, avena y centeno. Cada uno de ellos aporta un sabor diferente al destilado y, dependiendo del certificado que se quiera obtener, se emplea uno u otro. Por ejemplo, la cebada es el único grano que se admite en la elaboración del whisky escocés.

Cebada

La cebada es, sin duda, el cereal más empleado en la elaboración del whisky. Uno de los motivos es la capacidad de la cebada de absorber los aromas de la turba o de la barrica en la que reposa el destilado. 

En Escocia, la cebada, es el ingrediente escogido por la amplia mayoría de destilerías del país. 

Maíz

Tras la cebada, el maíz es el segundo ingrediente más empleado en la elaboración del whisky. Frente a la neutralidad de la cebada, el maíz aporta un ligero toque dulce y afrutado al destilado, debido a su mayor concentración de azúcar. 

Si el whisky escocés por excelencia es el que se realiza con cebada, el whisky canadiense tiene, como ingrediente principal, el maíz. Lo mismo sucede en Estados Unidos, aunque la variedad de ingredientes empleados, en este último, caso.es mayor 

El maíz es ingrediente de uno de los whiskeys más famosos del mundo. Si alguna vez te habías preguntado con qué se hace el whisky Jack Daniel’s, la respuesta es: maíz y cebada malteada. 

Centeno o Rye whisky

Empleado sobre todo en América, el whisky a base de centeno no es muy frecuente en Europa. De hecho, el whisky de centeno fue el más habitual en Norteamérica durante los primeros años de producción de esta bebida. Un buen ejemplo de este tipo de whisky es el Jack Daniel’s Rye, que como su propio nombre indica proviene de este cereal.

Trigo o Wheat whisky

El whisky de trigo contiene, al menos, un 51% de este cereal en su composición. El añejamiento del whisky de trigo tiene lugar en barricas de roble de primer uso. 

El principal productor de este tipo de whisky es EEUU, aunque algunos países de Europa, como Alemania, también lo producen. 

Avena 

La avena es el cereal menos empleado para la elaboración de whisky, reservándose, sobre todo, para la elaboración de los whiskeys blended irlandeses, es decir, los whiskeys que mezclan granos malteados, como cebada y centeno, en su composición.

¿Con qué se hace el whisky escocés?

Dado que es el whisky por excelencia, reservamos un apartado del artículo para detallar con qué se hace el whisky escocés y qué le hace tan especial. 

Lo cierto es que, uno de los principales secretos del whisky escocés es el agua que emplean las destilerías, las cuales se ubican, en su mayoría, cerca de los fríos lagos y ríos escoceses. Sin embargo, el agua que se extrae directamente del grifo, cuenta con una calidad excepcional. 

Además del agua y, como ya sabemos, la cebada es el grano que reina en la elaboración del whisky escocés. No obstante, hemos de citar aquí el trigo, empleado en algunos whiskeys. En caso de llevar solo cebada, estamos ante un Single Malt. 

El tercer ingrediente – o cuarto si se emplea el trigo – del whisky escocés es la levadura, el único organismo permitido en la elaboración de esta bebida, clave para que se produzca el proceso de fermentación. 

Gracias a la levadura, el azúcar que es extraído del grano, se convierte en alcohol. Las variedades de microorganismos influyen en el sabor del destilado.  

Una vez tienes todos estos ingredientes, ya puedes lanzarte al proceso de elaboración del whisky.

¿Cuál es el proceso de elaboración del whisky?

A continuación, te contamos paso a paso el proceso de elaboración del whisky

Malteado

Elegida la materia prima de calidad, el primer paso sería el malteado. Este proceso consiste en dejar en remojo el grano de cebada durante varios días, hasta que germine. Es entonces cuando se inicia la transformación de las enzimas de los almidones en azúcar que, más tarde, se convertirá en alcohol. 

Tostado 

Una vez hayan germinado los granos de cebada, se cuecen en un horno para secarlos antes de molerlos. 

Bien mediante agua caliente o bien mediante el humo de turba – carbón vegetal – se secan los granos, que adquieren ese característico aroma ahumado tan distintivo de los whiskeys escoceses. 

Este proceso de secado dura, aproximadamente 3 días, hasta que el grano alcanza el nivel de tueste deseado. 

Maceración

Una vez se ha malteado y tostado el grano, se procede a su molienda y se sumerge en tanques especiales, en los que se mezcla con agua caliente. Este tanque o cuba de maceración da, como resultado, un líquido denominado mosto, que sirve como base para el alcohol. 

Fermentación 

A continuación, el mosto es trasladado a unos recipientes de fermentación, en los que se añade la levadura y se deja fermentar el líquido.

Destilación 

Se lleva a cabo en alambiques en los que la mezcla es sometida a calor, para separar sus componentes.  El alcohol se evapora y, a través de tuberías, se conduce a otro alambique donde se condensa. 

Este proceso se repite varias veces hasta obtener una sustancia de mayor gradación alcohólica

Envejecimiento 

Una vez se obtiene un líquido de alta gradación alcohólica, se produce el añejamiento o envejecimiento en barriles de roble.

En TuBodegaWeb puedes disfrutar de una variedad muy amplia de esta deliciosa bebida, consulta nuestro catálogo de whisky y encuentra el que mejor se adapte a tu paladar.

Deja una respuesta